Buscando artículos en "Enrique Alcat"
abr
4
2012

Las grandes contras

Me atrevo a asegurar que “la contra” de La Vanguardia es la secci贸n m谩s influyente de la prensa catalana y, tambi茅n, de todo el Estado. Es dif铆cil encontrar una secci贸n tan le铆da y de tanta repercusi贸n en nuestra denostada prensa -muchas veces con raz贸n- como la que desde hace 14 a帽os firman tres fueras de serie como V铆ctor Amela, Ima Sanch铆s y Llu铆s Amiguet. S茅 que significa “salir” en “la contra”. Lo pude comprobar hace poco, el pasado 1 de diciembre, en una magn铆fica entrevista que me hizo V铆ctor Amela. Entrevista que se la hab铆a preparado, que cuido con esmero, que resumi贸 lo importante a la perfecci贸n y que fue una conversaci贸n entre colegas a cara descubierta. S茅 de su repercusi贸n porque Planeta r谩pidamente tuvo que darle a la m谩quina de fabricar libros y no en vano INFLUYE ya va por la 4 edici贸n y subiendo.
La gran noche de las “grandes contras” me sirvi贸 para saludar en Casa Fuster de Barcelona primero y en Luz de Gas despu茅s a muchos amigos, algunos conocidos y hablar con la gente de Planeta, en especial con mi editor Roger Domingo y su equipo y con el Dircom de esta literaria casa, Patrici Tixis, buen amigo y excelente compa帽ero de profesi贸n. Cuanto talento junto. All铆 estaban desde Pasqual Maragall, saludando a diestro y siniestro, hasta Javier Mariscal que se solidarizaba con Luis del Olmo por su 煤ltimo escollo dinerario. El abanico de famosos y no menos famosos cubr铆a todos los espectros; desde mi admirada Carme Ruscalleda (que me puso frase en mi contra de mi segundo libro) hasta Alfonso Ar煤s. La lista ser铆a interminable ya que hab铆a m谩s de un centenar de “contrados”. Sea como fuere, entre todos, me qued贸 con tres escritores/autores a los que sigo y cuyas lecturas recomiendo: Neus Arqu茅s, que sabe de marca personal como nadie y adem谩s es una excelente conversadora; Francesc Miralles, ejemplo de literato que adem谩s se le puede leer alg煤n domingo en El Pa铆s Semanal con temas profundos y bien planteados y mi admirado Fernando Tr铆as de B茅s, que compartimos los buenos tiempos en Empresa Activa donde 茅l con “La buena suerte” y yo con “Y ahora 驴qu茅?” tuvimos la suerte -muy buena por cierto- de posicionarnos en el mundillo de la narrativa empresarial gracias al gran Joaqu铆n Sabat茅, junior para los amigos.
Las grandes contras es, tambi茅n, el nuevo libro de Alienta Editorial. Tres libros. Una colecci贸n que promete. Felicidad, mente humana y amor sabio. M谩s adelante, si la apuesta triunfa, se tocar谩n otros temas.Sea como fuere…la influencia est谩 servida. Todo, amigos, INFLUYE.

(Enlace a la Contra de La Vanguardia )

mar
24
2012

Conferencia & Coloquio en la UB

El proper dimarts 27 de mar莽 participar茅 en una confer猫ncia – col.loqui a la Universitat de Barcelona, amb el t铆tol “隆Influye! : El arte de comunicar bien “. La conferencia ha estat organitzada per l’Associaci贸 Estudiants pel Canvi.

Conferencia & Coloqui a la UB
Dimarts 27 de Mar莽
Sala de Graus a les 12 hores.
Facultat d’Economia i Empresa, UB

feb
19
2012

Comunica con eficacia

El pr贸ximo 23 de Febrero pronunciar茅 una conferencia en la Fundaci贸n Empresa – Universidad de Navarra con el t铆tulo “Comunica con eficacia“. En el marco del Seminario Forun 2012 celebrar茅 una sesi贸n del seminario de competencias profesionales para el an谩lisis y defensa de las ideas.

Jueves, 23 de Febrero a las 14.30 h.
Aula 5 del Edificio de Ciencias Sociales.
Confirmar asistencia : cde@unav.es


feb
16
2012

Comunicaci贸n esencial

Hace algunos d铆as tuve la suerte de asistir a un taller organizado por la delegaci贸n de聽Dircom en Castilla y Le贸n, impartido por el experto en comunicaci贸n de crisis Enrique Alcat. Afable, buen conversador, curioso, con un discurso atractivo plagado de interesantes experiencias, Alcat asegur贸 que el 95% de las empresas sufrir谩 una crisis a lo largo de su existencia.

Luego, en Twitter, el presidente de聽Dircom, Jos茅 Manuel Velasco, corrigi贸 el dato de Alcat, al aseverar que el porcentaje preciso era el 100% de las mismas.

Unos d铆as m谩s tarde y en otro contexto, Sebasti谩n Cebri谩n, director general de Dircom, me confesaba que en la actualidad ya no se trata de resolver crisis aisladas, porque 茅stas se han convertido en habituales en empresas y organizaciones.

Lo cierto es que el ejercicio cotidiano de mi actividad me permite un observatorio privilegiado para testar a diario desde conflictos menores pero dolorosos hasta situaciones dram谩ticas de dif铆cil soluci贸n.

Y es que la madre del cordero de todas las crisis, que no s贸lo no nos abandona desde finales de 2007 sino que se recrudecer谩 a lo largo del presente ejercicio, ha convertido a empresarios y directivos en bomberos en situaci贸n de emergencia permanente.

Reciclaje constante y comunicaci贸n

Si echamos la vista atr谩s, esta alerta constante que rige nuestra existencia antes no exist铆a. Ahora hemos modificado las formas y las prioridades son otras. En la actualidad, nos toca lidiar a diario con escenarios cambiantes que muchas veces se escapan a nuestro control; por eso la humildad se ha superpuesto a la prepotencia de tiempos pret茅ritos y la necesidad de aprendizaje continuo para adaptar y flexibilizar nuestras conductas en muchos casos plagadas de perjudiciales tics es vital para la supervivencia de nuestras organizaciones.

En esa absorci贸n de nuevos conocimientos debe integrarse de manera prioritaria la comunicaci贸n, la empat铆a, la diplomacia, las relaciones p煤blicas, la transmisi贸n correcta de los mensajes y la forma precisa de expresarlos, porque en algunos casos el uso adecuado de esta disciplina jugar谩 un papel determinante en la resoluci贸n de los conflictos. Lo que defiendo es que la pr谩ctica de la comunicaci贸n eficaz trascienda los planes estrat茅gicos de las compa帽铆as para liderar las actuaciones cotidianas de todos los miembros de la organizaci贸n.

No me negar谩n que en algunos casos resulta imprescindible, como por ejemplo en el del director financiero de una empresa que tiene que enfrentarse a la ardua tarea de convencer al banquero de turno de que es vital la refinanciaci贸n de su deuda. Ante balances que ya no hay forma de que cuadren, el responsable de la entidad financiera apenas tiene margen, pero en el orden de las relaciones sociales todo es subjetivo y ver谩 el color de los n煤meros desde otra perspectiva si el que tiene en frente, adem谩s de ser cliente de toda la vida, se ha esmerado por mantener siempre un trato cercano y cordial. No digo que sea definitivo, pero le puede dar un plazo que le permita ganar un tiempo esencial para la salvaci贸n de su compa帽铆a.

Lo mismo sucede en el 谩mbito de los proveedores. La forma de entender un recorte en nuestros pedidos, motivada por un descenso en la producci贸n vinculada a ca铆da en picado del consumo, no ser谩 igual si hemos hecho un esfuerzo de comunicaci贸n para explicar el cambio de situaci贸n y no te digo nada si adem谩s tienes que pedir comprensi贸n para aplazar los pagos.

Y qu茅 me dicen cuando el conflicto se extiende al 谩rea de recursos humanos y es preciso solicitar sacrificios a los trabajadores de 铆ndole laboral o salarial. En ese momento, la transmisi贸n eficaz de los mensajes es vital para trasladar a nuestros equipos, por un lado, el reconocimiento que merecen haci茅ndoles part铆cipes de la situaci贸n; y, por otro, la necesidad de su implicaci贸n para resolver entre todos la crisis.

En el ejercicio diario de resoluci贸n de estos conflictos, los empresarios y directivos espa帽oles saldr谩n reforzados porque abandonar谩n pr谩cticas obsoletas y formas anacr贸nicas, dando cabida a una cualidad que es innata al ser social: la comunicaci贸n, que permitir谩 aplicar nuevos modelos de crecimiento basados en la colaboraci贸n.

No me cabe duda de que incluso ahora, sin haber superado la crisis, ya somos mentalmente m谩s fuertes que hace un lustro.

( Publicado en Castilla y Leon economica.es)

feb
1
2012

Enrique Alcat revela las claves para gestionar casos de crisis en las empresas en una jornada de Dircom Castilla y Le贸n

El experto en formaci贸n de altos directivos y l铆deres de opini贸n profundizar谩 en la preparaci贸n y los valores 茅ticos necesarios para afrontar estos conflictos.

Dircom Castilla y Le贸n analizar谩 este jueves las claves para gestionar casos de crisis en las empresas de la mano de聽Enrique Alcat, experto en formaci贸n de altos directivos y l铆deres de opini贸n que profundizar谩 en la preparaci贸n y los valores 茅ticos necesarios para afrontar estos conflictos.

De acuerdo con sus datos, el 95% de los negocios no est谩 preparado para gestionar una crisis y聽”la inmensa mayor铆a comete errores que pueden evitarse”, por lo que su ponencia se centrar谩 en los factores comunes de estas situaciones, las nuevas estrategias ante un conflicto de esta naturaleza, la necesidad de prevenci贸n y preparaci贸n, los mensajes adecuados, la forma de reaccionar ante los imprevistos, las situaciones hostiles, los efectos del silencio y la gesti贸n de las emociones.

Su exposici贸n estar谩 salpicada de an茅cdotas y ejemplos de crisis con buenas y malas pr谩cticas. A Alcat le gusta resumir la buena gesti贸n de estos conflictos con el acr贸nimo:

C de confianza
R de responsabilidad
I de inteligencia
S de seguridad
I de iniciativa
S de serenidad

Experiencia acreditada

Alcat es director del Programa Superior en Gesti贸n Empresarial y Direcci贸n de Comunicaci贸n que organizan el Instituto de Empresa Business School y la Asociaci贸n de Directivos en Comunicaci贸n (Dircom). Licenciado en Ciencias de la Informaci贸n por la Universidad de Navarra y PDD por IESE Business School, ha ejercido como profesor de varias universidades y escuelas de negocios nacionales e internacionales.

Tambi茅n es asesor de empresas en materia de comunicaci贸n y ha impartido m谩s de 500 seminarios de comunicaci贸n corporativa y formado a m谩s de 5.000 altos directivos de empresas multinacionales, nacionales y pymes, as铆 como a l铆deres de opini贸n de la comunidad m茅dica, acad茅mica, cient铆fica y empresarial.

En 2005 public贸 el libro聽Y ahora 驴qu茅? (claves para gestionar una crisis y salir fortalecido) en Empresa Activa, t铆tulo que es el m谩s vendido sobre comunicaci贸n y crisis en castellano. Tambi茅n escribi贸 en 2009聽Seis recetas para superar la crisis (Alienta-Planeta) y en abril de 2011聽隆Influye! (claves聽 para dominar el arte de la persuasi贸n) con Alienta-Planeta, del que se han impreso 3 ediciones.

(Publicado en Castilla y Le贸n Econ贸mica )

Lugar de celebraci贸n: C谩mara Oficial de Comercio e Industria de Valladolid. ( c/ Ram贸n Pradera, n潞5 . Valladolid )
Imprescindible confirmaci贸n de asistencia: ana.arnedo@dircom.org

 

ene
27
2012

Las claves para gestionar las situaciones de crisis en las empresas

Enrique Alcat dirigir谩, el pr贸ximo 2 de febrero a las 17 horas en la C谩mara de Comercio de Valladolid, un taller sobre c贸mo gestionar casos de crisis en las empresas en una ponencia que se centrar谩 en tres ejes b谩sicos: formaci贸n, preparaci贸n y valores 茅ticos. Analizar谩 las claves para gestionar una crisis antes de que aparezca y los procedimientos que deben tenerse en cuenta de cara a futuro. Alcat reflexionar谩 sobre los factores comunes a toda crisis, las nuevas estrategias en situaciones de crisis, la necesidad de prevenci贸n y preparaci贸n en este campo, las situaciones hostiles y la gesti贸n de las emociones cuando aparece el conflicto. Este experto tambi茅n aportar谩 an茅cdotas y ejemplos de casos de crisis de mayor repercusi贸n.

La conferencia est谩 basada en su libro 鈥淵 ahora 驴qu茅?鈥.- Claves para gestionar una crisis y salir fortalecido (Empresa Activa), libro聽 m谩s vendido sobre esta tem谩tica en castellano en todo el mundo, del que se entregar谩 un ejemplar a los asistentes.

Lugar de celebraci贸n: C谩mara Oficial de Comercio e Industria de Valladolid. ( c/ Ram贸n Pradera, n潞5 . Valladolid )
Imprescindible confirmaci贸n de asistencia: ana.arnedo@dircom.org


 

ene
25
2012

Tener algo importante que decir

Los cursos de formaci贸n en comunicaci贸n para directivos y l铆deres de opini贸n son imprescindibles en situaciones adversas y de crisis econ贸mica.

Muchos directivos y hombres de empresa me preguntan cu谩l es el secreto para comunicar las bondades de su compa帽铆a y, si fuere el caso, disimular los errores o fracasos que conlleva toda actividad. La respuesta puede parecer simple pero es la 煤nica que conozco: tener algo que decir. Y toda empresa tiene algo que decir. Tanto si le van bien las cosas, como si le van mal, las empresas lo quieran o no deben 鈥渃omunicar鈥. Si la empresa no comunica, no influye. Si la empresa comunica mal, influye mal. La clave est谩 en preparar ese 鈥渁lgo鈥 con rigor y profesionalidad. Insisto: tanto si van bien como si van mal y, a buen seguro, este a帽o que ahora comienza ir谩 la cosa generalizadamente mal.

Si van mal porque seguro que tarde o temprano los medios de comunicaci贸n se enterar谩n. Y ser谩 mejor que la empresa sepa qu茅 decir. Mejor que improvisar e infinitamente superior a 鈥渘o decir nada鈥 porque si tu no dices lo que eres otros dir谩n lo que no eres. Y ser谩 peor. Y de la mentira, mejor, ni hablamos.

Y si las cosas van bien con mayor motivo. 驴Para qu茅 sirve fabricar, producir, gestionar, coordinar, etc si no lo sabemos vender? Lo importante es que te 鈥渃ompren鈥 lo que haces y para conseguirlo se necesita un buen plan de comunicaci贸n donde se tengan en cuenta los mejores supuestos para conseguir la notoriedad y prestigio de la marca o de la empresa.

Las cosas se saben cuando se saben decir. Y para saberlas decir primero las tenemos que aprender, luego hacerlas nuestras y, m谩s tarde, transmitirlas. Efectivamente muchos directivos que poseen cualidades insuperables en sus funciones igual no tienen esa capacidad comunicativa necesaria para trasladar a la opini贸n p煤blica una serie de mensajes o de conceptos. Es igual. No pasa nada. Los directivos que quieren aprender a comunicarse en p煤blico, delante de los medios, de los consumidores, de los accionistas, de los sindicatos, de los l铆deres de opini贸n, de los pol铆ticos…de quien sea disponen de unas 煤tiles herramientas que en muy poco tiempo les pueden servir de gran ayuda.

Los cursos de formaci贸n en comunicaci贸n para directivos consiguen, si los profesionales que lo imparten disponen de experiencia constrastada, efectos casi milagrosos. Por supuesto que un directivo nunca llegar谩 a alcanzar las dotes y cualidades de un locutor de radio o un presentador de televisi贸n pero un curso de entrenamiento le servir谩, cuando menos, para no cometer errores garrafales en materia de comunicaci贸n y, adem谩s, para tener en cuenta algunas claves para que los p煤blicos le entiendan.

La comunicaci贸n es b谩sica en nuestro quehacer profesional y puede aprenderse. Lo 煤nico que se necesita es tener verdadera voluntad de aprendizaje y tener algo que decir. Y en este tener algo importante que decir es importante comunicar y hacerlo 鈥渁 tiempo鈥, cuando toca, sin improvisar. Las ventajas de la comunicaci贸n son muchas y medibles pero todav铆a siguen siendo muy pocos los altos directivos que 鈥渃onf铆an鈥 en la comunicaci贸n como una herramienta estrat茅gica y piensan m谩s en el 鈥渃orto plazo鈥. La comunicaci贸n es una carrera de fondo y quien se ejercita siempre llega mejor a la meta sobre todo en situaciones adversas y de recesi贸n econ贸mica como la que nos espera para este a帽o.

 

ene
19
2012

Comunicaci贸n e influencia 2.0

Autor del libro 鈥淚nfluye鈥 (Alienta Editorial-Grupo Planeta) y experto en comunicaci贸n.

Las redes sociales, aunque est茅n de moda, no son una moda. Tal vez, algunas, las que no se basen en criterios de sostenibilidad presididos por la verdad de los contenidos y de las informaciones, desaparecer谩n. La inmensa mayor铆a de las que ya conocemos, con algunos ajustes, ser谩n las grandes influenciadoras en la toma de decisiones por internet.

Las personas que quieran influir, adem谩s de la relaci贸n directa y personal en vivo y en directo, tendr谩n que estar, lo quieran o no, en las redes sociales. La nueva realidad creada con el nuevo panorama digital hace que tengas que estar ocupando, de forma inteligente, un espacio que si no lo haces t煤, lo ocupar谩n otros. Dicho esto, no se trata de 鈥渆star鈥 sino de participar y contribuir con una estrategia definida encaminada a conseguir unos objetivos que refuercen tu marca personal a trav茅s de diferentes veh铆culos de comunicaci贸n que, como la influencia, presenta dos caras.

La censura entendida como el 鈥渘o acceso鈥 a los medios tradicionales de prensa, radio y televisi贸n para las personas, influyentes o no, ha dado paso a una libertad total de llegar a 鈥渢odo el mundo鈥 basada en el individuo 聽como 鈥渕edio de comunicaci贸n en s铆 mismo鈥 gracias a la nueva imprenta digital que es internet. El 鈥渘o llegar鈥 a los dem谩s ya no se puede culpar a los medios period铆sticos sino, una vez m谩s, a nosotros mismos.

Las redes sociales est谩n ayudando a democratizar la influencia desde el punto de vista personal y colectivo. Los mensajes, para comunicarlos, ya s贸lo dependen de ti y tu ingenio para sobresalir en un complejo territorio de autopistas donde existe, ya, excesiva circulaci贸n y conductores multidisciplinares que con velocidades diferentes tratan de posicionarse en un ranking de visitas y, de forma aspiracional, conscientes o no, en otro de influencia.

Las redes sociales que no te aporten o cautiven tu tiempo y tu mente 鈥渁 cambio de nada鈥 o, lo que es peor, insatisfacciones sucesivas,聽 pueden causarte disfunciones que afecten seriamente a tu capacidad relacional. Una vez m谩s, piensa en qu茅 redes puedes influir y 鈥渃ontrola鈥 el tiempo que dedicas a llegar a los dem谩s por estos nuevos veh铆culos de comunicaci贸n porque en caso contrario te controlar谩n ellos a ti. El factor tiempo es fundamental y, por tanto, piensa m谩s que nunca en la econom铆a de espacios. Recuerda, como dec铆a Henri Poincar茅, cuando est茅s twitteando聽 que 鈥渦na palabra bien elegida puede economizar no s贸lo cien palabras sino cien pensamientos鈥.

La influencia 2.0, para que triunfe, debe pasar inevitablemente por conocer muy bien tu p煤blico. Los caminos elegidos, a trav茅s de twitter, linked IN, facebook y otros, ser谩n mejor o peor para ejercer tu influencia si sabes realmente a qui茅n te quieres dirigir para que te 鈥渃ompren鈥 tu mensaje intelectual con valor a帽adido. Lo dem谩s, por muchos 鈥渁migos鈥 o 鈥渃ontactos鈥 que tengas te podr谩 valer para posicionarte mejor entre buscadores, para recuperar a alg煤n viejo amigo o para que te contacte un headhunter, pero para influir no te olvides nunca que siempre tienes que tener muy bien pensada la estrategia y la inmensa mayor铆a de las veces las personas que utilizan las redes sociales no emplean ninguna estrategia sino sencillamente el viejo principio de acci贸n-reacci贸n o de est铆mulo-respuesta.

 

dic
19
2011

Recurrir a la belleza, abandonar el Prozac

El cuidado de la imagen personal se convierte en un refugio optimista frente a la crisis – El sector est谩 en alza: gimnasios, peluquer铆as y peque帽a cirug铆a son los negocios m谩s solicitados.

La felicidad, en esta 茅poca tan complicada, es un sentimiento que transita por nuestras vidas con la lentitud del pasar de los bueyes sobre la nieve. Como respuesta, una parte creciente de la sociedad espa帽ola se est谩 refugiando en lo que algunos expertos ya denominan “antidepresivos de la belleza” o del “sentirse bien”. Ante una crisis econ贸mica que no da respiro, los espa帽oles se parapetan en esas compras peque帽as y asequibles que nos reconcilian con nosotros mismos y nuestra imagen: un corte de pelo, una manicura perfecta, sudar en la cinta sin fin del gimnasio, broncearse bajo las l谩mparas de rayos UVA, inyectarse vitaminas para que el rostro recupere el tiempo perdido, relajarse en las aguas de un Spa. Pero 驴por qu茅 lo hacen? 驴Puede algo tan sencillo olvidar las dificultades diarias? 驴Una sociedad que recurre a estas salidas est谩 enmascarando problemas m谩s complejos? 驴Estamos frente a una patolog铆a o es un simple mecanismo de defensa?

“La piel nos separa del mundo, pero tambi茅n es nuestra gran tarjeta de visita hacia 茅l y hacia los dem谩s. Con ella contamos mucho m谩s de lo que creemos. Mostramos inseguridades y seguridades, filias y miedos, esperanzas y desasosiegos”, desgrana Enrique Alcat, experto en comunicaci贸n. “Cuando alguien enferma casi siempre es la piel quien primero lo cuenta”. Las respuestas a nuestras preguntas, por lo tanto, habitan un espacio singular ya que en 茅l confluyen los procesos qu铆micos, la psicolog铆a y la econom铆a. Disciplinas en principio apartadas entre s铆, pero que son capaces de encontrar su particular cruce de caminos.

La facturaci贸n de los centros de est茅tica crecer谩 el pr贸ximo a帽o un 3%

 

En el sendero econ贸mico, un sector que hoy por hoy pierda poco o crezca, aunque sea de forma reducida, ya supone una victoria. Y las cifras sostienen a la belleza. Este a帽o, seg煤n la consultora DBK, el 谩rea de centros de est茅tica crecer谩 algo m谩s de un 3% frente a 2010. Y adem谩s se beneficiar谩 de una inercia positiva de tiempo atr谩s, que le deber铆a llevar a superar los 555 millones de euros de negocio. Entre 2007 y 2010, las cadenas organizadas de establecimientos de peluquer铆a y los centros de belleza aumentaron la apertura de salones a un ritmo del 19% anual. Es decir, crecieron con fuerza en la 茅poca m谩s virulenta de la crisis. Este ejercicio la facturaci贸n aumentar谩 poco, el 1%, para las peluquer铆as y algo m谩s, el 3%, en el caso de los espacios de est茅tica, pero aumentar谩.

Es verdad que la alegr铆a ha ido por barrios, pues los gimnasios que hab铆an abierto locales en los 煤ltimos a帽os han visto perder establecimientos, unos 100 anuales, hasta encontrar su suelo en los 4.600. Pero vienen de una 茅poca exultante y, sobre todo, aquellos que se est谩n implantando en centros comerciales parecen funcionar.

“Las personas tienen que consumir, ya sea caro o barato”, opina un profesor

 

O2 Centro Wellness es uno de esos espacios que quieren sacar partido a esta llamada a sentirse bien. Tiene 14 centros, 60.000 socios y 200.000 usuarios. Y ya est谩 notando “una cierta democratizaci贸n del acceso a la belleza”, seg煤n su directora de聽marketing, Cristina Miaja. Para impulsar este cambio han lanzando una serie de acciones -mezcla de servicios de deporte y belleza-, pero tambi茅n son conscientes de que su aceptaci贸n no es solo una respuesta a una mercadotecnia m谩s o menos acertada “sino que la crisis ha aumentado el sentido de refugio de estas actividades”, apunta Miaja.

Por eso, entre otras razones, la belleza como negocio resiste. “Es un 谩mbito din谩mico en el que continuamente se incorporan empresas y en el que sentimos que la demanda crece, pero no solo en el sector femenino, sino, y lo que resulta m谩s interesante, por novedoso, en el masculino”, apunta Mar铆a Dolores Sevillano, directora de consultor铆a de la firma especializada en franquicias Tormo & Asociados.

Desde luego usar la imagen a modo de instrumento de promoci贸n personal no resulta algo nuevo, la novedad es el inesperado gran valor que le est谩 confiriendo la crisis. Muchos recordar谩n el famoso Lipstick Index (acu帽ado por Leonard Lauder, presidente de la multinacional cosm茅tica Est茅e Lauder) que afirma que en tiempos de recesi贸n aumenta la venta de pintalabios pues es una forma asequible de sentirse atractivo. Creado en 2001, vio c贸mo en los meses que siguieron a los ataques del 11-S en Nueva York las ventas de pintalabios se duplicaron.

Aunque no es el 煤nico indicador que calibra la belleza. El peri贸dico brit谩nico聽The Telegraph invent贸 hace algunos a帽os el White Shirt Index, que contabiliza cu谩ntas camisas blancas se venden en 茅pocas de recesi贸n. El tradicional blanco se impone al colorido si la falta de dinero aprieta. Pero tampoco hay que obviar los valores terap茅uticos del color. “En a帽os complicados recurro a colores vibrantes, como los rosas o los fucsias”, asegura la dise帽adora Ana Locking. Es una manera de aumentar las ventas en un sector que lo pasa mal. “La gente, con la preocupaci贸n por la econom铆a”, reflexiona el estilista Jos茅 Carlos de la Osa, “se gasta mucho menos en moda. Lo que no significa que no se arregle, pero de otra forma. Ahora sus gastos se dirigen a los Spa, gimnasios y a una alimentaci贸n biol贸gica sana y cara”.

Aseguradoras m茅dicas ofrecen paquetes de est茅tica y masajes

 

Sin embargo, pese a que tanto el Lipstick como el White Shirt Index son 铆ndices, cuentan los expertos, m谩s “paraecon贸micos” que econ贸micos, s铆 dejan un rastro de migas que aportan pistas sobre el camino.

En honor a la verdad, las ventas de pintalabios llevan a la baja desde 2007 y han seguido esta tendencia durante 2010 (datos m谩s recientes que maneja la firma de investigaci贸n de mercado Mintel, citados por la revista聽Time). Pero como en una especie de bucle, los pintalabios han sido sustituidos por las u帽as. Las ventas de productos relacionadas con ellas (por ejemplo, esmaltes) han crecido -asegura la consultora NPD Group- un 65% en Estados Unidos desde el primer semestre de 2008.

Ese聽boom de las u帽as -como expresi贸n de una “felicidad asequible”- tambi茅n se ha instalado en Espa帽a. Aleida Echevarr铆a naci贸 en Medell铆n (Colombia) y lleva 11 a帽os en el pa铆s trabajando en un negocio que en su tierra de origen disfruta de “much铆sima tradici贸n”, dice. Est谩 a cargo de la tienda Nice Nails -dentro del centro comercial madrile帽o Xanad煤- y es consciente de que la crisis se ha dejado sentir. “Pero aun as铆 tenemos una elevada afluencia”.

Desde los gimnasios a las u帽as, estamos frente a peque帽as acciones que nuestro cerebro transforma en su particular lenguaje qu铆mico. “Existen algunas actividades que producen placer por s铆 mismas, como el deporte, que genera serotonina”, avanza la psic贸loga cl铆nica Julia Vidal. “Pero otros placeres est谩n ligados a propuestas que la sociedad percibe como positivas”. Y pone un ejemplo: “Comer sano no produce un placer inmediato, pero si esta sociedad es lo que dice que tenemos que hacer, lo haremos, y nos har谩 sentir bien. Es un valor social que interiorizamos como propio”.

Dentro de una concepci贸n comunitaria se desarrolla, pues, esa b煤squeda de encontrarnos lo mejor posible. “Cuando estamos mal tendemos a perseguir aquello que nos hace sentir bien. As铆 logramos compensar nuestro malestar, ya que una de las claves de la felicidad es hacer el bien, pero otra es cuidarnos”, remata la psic贸loga. A lo que habr铆a que sumar la importancia de entender que “una parte del consumo que hacemos es exclusivamente de ocio”, recuerda Juli谩n Villanueva, profesor del IESE. Al fin y al cabo, “el ser humano tiene que consumir, ya sea caro o barato”, puntualiza.

Refugiadas en el consumo asequible, las peluquer铆as aguantan el envite. “Cuando tenemos un problema, y no me refiero solo a uno econ贸mico, sino a un divorcio, una separaci贸n o un nuevo trabajo, inmediatamente pensamos en cambiarnos el pelo con un corte distinto o un nuevo color”, asegura la peluquera 脕ngela Navarro. Y ahonda: “El pelo refleja nuestros sentimientos y nuestra forma de ser. Si algo trabajamos en nuestras peluquer铆as son los cambios. Es lo que busca nuestro cliente: cambiar. Y con la crisis los hacemos m谩s que antes”.

Incluso la m煤sica contempor谩nea ha reflejado esta necesidad personal de cambio de la que habla 脕ngela Navarro cuando nos enfrentamos a un problema. “Miro mi aspecto en el espejo, quiero cambiar de ropa, de peinado, de cara”. Con estos versos narraba Bruce Springsteen en la canci贸n聽Dancing in the dark (Bailando en la oscuridad) una profunda crisis vital y afectiva.

En este escenario nos mov铆amos cuando de repente hemos redescubierto el valor que atesoran las peque帽as cosas para hacernos sentir bien. Y al igual que la canci贸n de Springsteen m谩s de uno ha pensado en cambiar de cara o, al menos, alg煤n elemento de ella recurriendo a la cirug铆a est茅tica en busca de m谩s autoestima y seguridad.

Aunque es cierto que todo lo relacionado con el bistur铆 es una belleza costosa y la gente, en 茅pocas de recesi贸n, evita aquello que siente que es superfluo. “La crisis ha frenado bastante el recurso a la cirug铆a. Se prescinde de lo que no resulta esencial. Nos gusta cuidarnos lo m谩ximo posible, pero ahora no hay capacidad financiera, y esto se deja sentir. En algunas pr谩cticas de cirug铆a se ha visto una ca铆da del 15% al 20%”, relata Jaume Masi脿, presidente de la Sociedad Espa帽ola de Cirug铆a Pl谩stica Reparadora y Est茅tica (SECPRE). La dificultad de conseguir financiaci贸n (bancos y cajas dan pocos cr茅ditos y cuando lo hacen son caros) para afrontar tratamientos u operaciones ha frenado el mercado, y ya no existe esa alegr铆a que se ve铆a hace cinco a帽os. Y las consecuencias se han notado, sobre todo en el perfil medio y medio-bajo de clientes. Por lo tanto, parece complicado que en 2011 se puedan superar los m谩s de 200 millones de euros que el sector movi贸 en los 煤ltimos ejercicios.

Un mejor presente, y futuro, es el que parece que le aguarda a los centros de belleza cl谩sicos como son los salones de bronceado. El culto a la piel morena se extiende m谩s all谩 de los meses de verano y estos establecimientos, adem谩s de dar color a la epidermis, buscan fidelizar a sus clientes a trav茅s de otros servicios.

Desde hace dos a帽os, F谩tima L谩zaro, una joven emprendedora de 31 a帽os, es propietaria de una franquicia de Broncearium. Licenciada en Publicidad y Marketing siente su negocio con la pasi贸n y el esfuerzo de quien arriesga su propio dinero. “Es un sector muy interesante, y estamos creciendo mucho en clientes nuevos”, asevera L谩zaro. El rango de precios ayuda a captarlos. Desde los 2,80 euros que cuesta una depilaci贸n de bigote a los m谩s de 1.000 de un tratamiento contra la celulitis. Pero tambi茅n de las largas horas cuidando del negocio ha extra铆do su particular filosof铆a. “Cuando uno se siente bien consigo mismo sonr铆e m谩s. Me he dado cuenta de que un tratamiento facial, por ejemplo, es una forma de alejarse y olvidarse de lo que sucede ah铆 fuera”. Y remata: “Es como un antidepresivo”. Pero la misma ma帽ana que F谩tima L谩zaro abre su establecimiento en un centro comercial a las afueras de Madrid, el correo electr贸nico de Jos茅 Luis P茅rez-Pla, profesor de聽marketing estrat茅gico de ESIC, ya ha recibido varios mensajes digitales sorprendentes. Diversas empresas de compra colectiva (Groupon, BuyVip, Planeo) le han ofrecido siete ofertas relacionadas con la belleza y con lo que los anglosajones denominan Well-being (sentirse bien). “Estamos sorprendidos por el auge y el desarrollo de esta industria. Cada d铆a, parece, por una raz贸n u otra, que hay un entorno negativo que nos hace sentir mal. En esta situaci贸n, 驴por qu茅 no voy a buscar la manera de encontrarme bien?”, se pregunta el profesor. Para ello “estas compa帽铆as ya no solo nos ofrecen un corte de pelo, sino toda una experiencia de ocio”.

Evidentemente, esta oportunidad de negocio no ha pasado desapercibida para las grandes firmas que intentan, a su manera, reproducir estos modelos de 茅xito empresarial que apelan a la belleza. Sanitas comercializa lo que llama Wellbeing Box, una caja regalo que incluye cirug铆a est茅tica, pilates, hidroterapia, masajes, shiatsu… “Creemos que hay que dar optimismo, alegr铆a, entusiasmo. Si a las personas les ofreces ilusi贸n les ayudas a salir de la crisis”, afirma el doctor I帽aki Ferrando, director de comunicaci贸n m茅dica de la aseguradora.

Al final, para entender y sacar una conclusi贸n de este recorrido por la crisis econ贸mica y su singular relaci贸n con la belleza tal vez lo mejor ser铆a recordar las palabras con las que arranca聽El amante, de Marguerite Duras: “Un d铆a, ya entrada en a帽os, en el vest铆bulo de un edificio p煤blico, un hombre se me acerc贸. Se dio a conocer y dijo: ‘la conozco desde siempre. Todo el mundo dice que de joven era usted hermosa, me he acercado para decirle que en mi opini贸n la considero m谩s hermosa ahora que en su juventud, su rostro de muchacha me gustaba mucho menos que el de ahora, devastado”.

Porque la belleza y sentirse bien con uno mismo a trav茅s de la imagen sin duda es una ayuda para afrontar una 茅poca muy dif铆cil, pero a largo plazo el tiempo, que es tozudo, y la felicidad exigen propuestas vitales m谩s profundas que recurrir al envoltorio exterior. Y como relata Marguerite Duras, en una piel ajada por la vida puede haber felicidad y belleza.

( Publicado en el Pa铆s )

P谩ginas:«1234567»

Suscr铆bete

Suscr铆bete y te mantendremos informado de mis art铆culos y noticias. Pr贸ximamente podras descargarte gratuitamente los cursos on-line que estoy preparando.




INFLUYE.TV

Calendario

abril 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 1 2 3 4

INSTITUTO DE EMPRESA

Programa Superior de Gesti贸n Empresarial y Direcci贸n de Comunicaci贸n

Ver el programa