Buscando artículos en "Presencia en medios"
oct
4
2011

Enrique Alcat (#influye): “Las principales actividades de cualquier directivo son la planificación estratégica y la comunicación”

Enrique Alcat es uno de los mayores expertos españoles en materia de comunicación. Su último libro, “¡Influye!” de Alienta Editorial , es una muestra más de su capacidad de transmitir conocimientos imprescindibles para la vida personal y profesional de una persona. Un libro muy directo que para leerlo, mi recomendación, es que se vaya provisto de bloc y bolígrafo para anotar su ensalada de ideas y que no se nos vayan.

La comunicación es un asunto de especial interés para Sintetia, porque creemos que es el instrumento a través del cual se pueden establecer puentes entre mentes despiertas y diversas -en formación, en ideología, en cultura-, que son los ingredientes básicos de la capacidad de crecer como personas en la sociedad del conocimiento. Pero, ¿cómo mejoramos esa capacidad de comunicación? ¿se puede aprender? ¿requiere algún tipo de disciplina? ¡Influye! es una reflexión que me ha llevado hacia el mundo de la planificación estratégica…yo estoy muy acostumbrado a usar esta planificación en el ámbito de la empresa, pero Enrique Alcat me ha llevado a creer que es también imprescindible en el mundo de la comunicación. La comunicación y nuestra capacidad de influencia dependen de nuestra disciplina, de nuestra planificación, de elegir entre alternativas, de tener mensajes y contenido.

Enrique habla de corazón, esfuerzo, de empatía, de autenticidad, de coherencia, de credibilidad, de reflexión y trabajo duro. Y de todas estas cuestiones queremos reflexionar en la entrevista de hoy.

..: La influencia es como el colesterol, bueno y malo. ¿Cómo nos alejamos de la mala influencia y potenciamos la buena? ¿cómo sabemos que la influencia de alguien hacia nosotros (o nosotros hacia un tercero) es realmente positiva?

Las personas que influyen en positivo acaparan un componente ético de no buscar solo el legítimo beneficio propio de ganar sino también el beneficio ajeno. Es decir, que las dos partes ganen y gana la otra parte cuando generas valor, cuando hay algo que le puede servir o interesar. Digo en el libro que la influencia se aprende . Se aprende a influir en positivo aunque no es menos cierto que quien conoce las claves para influir puede hacerlo de forma positiva o negativa.

La influencia, para que sea efectiva, se prepara ya que el difícil arte de persuadir es mucho más que convencer. El éxito depende de muchos factores aunque la capacidad de influir, de forma positiva, es la herramienta más poderosa para alcanzar cualquier meta porque parto del componente ético que la mentira tiene un recorrido muy corto porque tarde o temprano se descubre. Por tanto, influir en los demás en positivo significa tener una conducta ética y coherente entre lo que pensamos, decimos y hacemos.

Cuando la ética no está presente en un proceso de influencia estamos hablando de una simple manipulación en mayor o menor grado. Es bueno, a la hora de influir, sustituir el tú y el yo, por el nosotros. Se influye de verdad cuando todos ganan, no solo uno, y no cuando uno gana haciendo perder al otro . Esa es al menos mi tesis fruto de la experiencia de muchos años formando a altos directivos y líderes de opinión.

..: La comunicación parece una cosa de políticos y periodistas. En el colegio, en el instituto o la facultad, en nuestro día a día, no nos disciplinamos para cuidar nuestra capacidad de comunicación, ni nos han enseñado a hacerlo. Esto no es habitual en otros países, donde la comunicación es algo horizontal que se trabaja durante toda la vida académica y se la toma muy en serio. Creo que esto tiene serias consecuencias económicas. ¿La comunicación no es una gran olvidada y se debería de extender mucho más?

Sin duda. Los líderes más influyentes son los que mejor comunican aunque no es suficiente ser buen comunicador para ser influyente ya que, como he comentado, se requieren valores éticos. La comunicación sigue siendo la gran olvidada no sólo en el mundo de la empresa, sino también en al formación. Es un tema cultural. Suelo decir que las principales actividades de cualquier directivo son la planificación estratégica y la comunicación . ¿De qué sirve hacer bien las cosas si no las sabemos comunicar? Todo comunica. Y, por supuesto, cualquier persona puede mejorar su capacidad de comunicación, no sólo los que ejercen el poder, la política o el periodismo.

Y… ¿cómo crees que deberíamos potenciar la formación en comunicación en España?

Desde pequeños. En el colegio y en la escuela se debe aprender a vencer el miedo para hablar en público. Los españoles somos, en general, habladores cuando nos sentimos cómodos o en nuestros ambientes de confort, que son la familia y los amigos, pero no en otros ámbitos. Muchos directivos me dicen que hacen cualquier cosa excepto a hablar en público. Tienen miedo al ridículo y eso es fruto de una deficiente formación que viene de lejos. La comunicación es una herramienta fabulosa para conseguir en la vida personal y profesional una buena parte de nuestros objetivos. Las escuelas de negocios, no todas, algo han aprendido y están profesionalizando las enseñanzas de comunicación en el mundo de la empresa, pero queda mucho por hacer.

..: En mi vida profesional me encuentro involucrado en muchas negociaciones bancarias, reestructuraciones laborales y organizativas o presentación de proyectos de inversión a terceros. Y observo que hay mucho “ego profesional” encubierto de tecnicismos que dificultan mejores acuerdos y la eficiencia de los mismos. ¿Cómo atacar esa tendencia natural de los abogados que hablan para abogados, economistas para economistas e ingenieros para ingenieros? ¿Qué hacer para que la comunicación sea un gran vehículo a través del cual nos podamos entender y hacer mejor las cosas entre todos?

Así es. Lo importante no es demostrar lo mucho que saben los médicos, los abogados o los economistas para sus propios gremios o compañeros, sino para quienes son los receptores de esa comunicación que a veces es sólo transmisión de información. Yo recomiendo siempre utilizar un lenguaje sencillo, ese que entiende todo el mundo, de sujeto, verbo y predicado y que cuando hablemos lo hagamos pensando en un niño de 15 años porque si lo entiende él, lo entendería cualquier otra personas. Existen otros foros donde sí se puede utilizar lenguajes técnicos y de mayor nivel, sin duda, pero a veces no sabemos que el secreto de la comunicación pasa por escuchar y conocer la audiencia a la que te diriges. Yo recomiendo siempre resumir, sintetizar, simplificar y, en según qué caso, hablar casi como en titulares periodísticos.

..: ¿Se puede construir una gran reputación a base de dar charlas con buenos power point? ¿No le prestamos demasiada atención al medio, a la escena, a su impacto mediático antes que al contenido?

La reputación depende de muchos factores. Si tú o tu empresa no construyes tu reputación otros y otras empresas lo harán. Por tanto, la reputación es algo personal aunque en el fondo es el juicio que otras personas y otras empresas te otorgan. La reputación tiene varios frentes y no es sólo eso tan habitual como tener buena prensa o caer bien. Es ser responsable, siempre, en lo que dices pero también en lo que haces y una empresa que base su reputación solo en una presentación tiene todavía mucho por aprender. El power point lo aguanta todo, desde luego, pero no es suficiente.

..: Parece que todo el mundo quiere comunicar como Steve Jobs, pero su comunicación está muy medida, desde sus silencios a cada una de sus palabras. ¿Nos olvidamos de la disciplina y del trabajo duro que hay detrás de cada “éxito” en comunicación?

La comunicación para que sea efectiva, se debe preparar. Preparar significa no dejar nada a la improvisación. Nada. Ni los mensajes, ni las actitudes, ni el lenguaje no verbaly si me apuras el escenario donde vas a comunicar. Todo comunica. Lo que dices y lo que no dices. Por supuesto que para comunicar con eficacia hay que prepararse y entrenarse a fondo y tener previstas todas las circunstancias adversas que pueden dificultar la comunicación: desde las preguntas hostiles, hasta el medio, la audiencia y el tiempo que tienes para comunicar.

..: Tener acceso a la información es cada vez más fácil, de hecho hay una infotoxicación importante, pero ¿eso implica necesariamente que la comunicación haya mejorado en calidad? ¿qué relación existe entre información y comunicación?

La información es la materia que se debe comunicar en estado puro. La comunicación es la transmisión de esa información. Y la influencia es que esa comunicación, al transmitirla, logra el efecto deseado de persuasión para obtener unos resultados concretos previamente imaginados y estudiados. El exceso de información es contraproducente si no es auténtica porque soy de los que pienso que es mejor tener menos pero de calidad que mucha y de baja calidad. En la llamada sociedad de la información y del conocimiento es más importante que nunca distinguir y diferenciar lo importante de lo superficial teniendo en cuenta el poco tiempo que tenemos para leer, para informarnos y para comunicarnos.

..: Comunicar a tu plantilla que hay que hacer un ERE, que la empresa está ante retos importantes, que se requiere de un esfuerzo colectivo y de ideas para ponerlas en marcha y salir de la situación actual, es algo que se viene haciendo en miles de empresas españolas, por desgracia, en los últimos años. He asistido a varias de esas comunicaciones, y mi sensación es que “los jefes” suelen estar perdidos, no suelen transmitir energía, ideas para el cambio y se pierde la inteligencia colectiva que toda empresa tiene como potencial. ¿Cómo se hace una buena comunicación en los momentos de crisis? ¿Se puede motivar e influir de forma positiva para crear equipo y transformar la situación en la que encontramos, aún en momentos de profunda crisis?

Sí, sin duda. Aunque en Influye hablo de aspectos concretos para comunicar con eficacia, en mis dos libros anteriores profundizo en las llamadas comunicación en situaciones de crisis. En concreto, mi primer libro titulado “Y ahora ¿qué?”, claves para gestionar una crisis y salir fortalecido, libro publicado en 2005 y por tanto con anterioridad a la crisis económica y financiera que nos ocupa, ya contaba lo que deben hacer las empresas y los directivos en relación a situaciones previstas o imprevistas. Decía en ese libro, y sigo repitiendo ahora, la importancia de la prevención, preparación y valores éticos. Esto que parece algo sencillo de aplicar, la realidad es muy diferente ya que muchas empresas siguen sin darse cuenta que pueden atravesar una situación de crisis que les afecte en su reputación, credibilidad y cuenta de resultados. La palabra crisis es la más repetida en la prensa económica de todo el mundo, no ahora, sino también en momentos de bonanza económica.
Suelo decir que existen dos tipos de empresas: las que han tenido una crisis y saben lo que es y las que no han tenido y creen que no la van a tener nunca. La realidad es que el 95% de empresas de todo tipo, pymes, familiares o multinacionales, tienen alguna vez algún episodio de crisis incluso sin tener culpa alguna de la misma. El secreto, como siempre, estar preparado y entrenado.

..: Desde Sintetia recomendamos leer sus obras sobre comunicación porque son muy complementarias y enriquecedoras. Aportan muchas ideas para transformar nuestra forma de comunicarnos. Pero, por último, ¿qué otras referencias cree que son de imprescindible lectura en este ámbito?

Me atrevería a recomendar muchos y muy buenos libros pero no me gustaría quedar bien con unos autores y mal con otros. Sea como fuere si debo elegir a un gurú del management recomiendo siempre a Peter Drucker que entre otras cosas decía que más del 70% de los problemas de una empresa tienen su raíz en una falta de comunicación…

 

jul
14
2011

Observatorio de Recursos Humanos

El boletín electrónico del Observatorio de Recursos Humanos recomienda en su portada mi último libro: ¡Influye! – Claves para dominar el arte de la persuasión.

(Publicado en el Observatorio de Recursos Humanos )

jun
27
2011

El pamplonés Enrique Alcat recoge en un libro las claves para una comunicación eficaz

Experto en formación de directivos, afirma en el libro “Influye” que “sólo se es líder si se llega a la gente”.

Enrique Alcat, en la presentación de su libro en Pamplona. 	JOSÉ ANTONIO GOÑI.“El que en un debate en televisión coge el bolígrafo y mira hacia abajo pierde votos”, advirtió el pamplonés Enrique Alcat Guerrero en el acto de presentación de su nuevo libro Influye (Alienta Ed.) que tuvo lugar el jueves en el Club de Lectura de Diario de Navarra en la calle Zapatería. Alcat es director del Programa de gestión empresarial y Dirección de comunicación del Instituto de Empresas y profesor del Máster de comunicación política y corporativa de la Universidad de Navarra. Forma parte del Top Ten Business Experts .

Presentado por José Ignacio Roldán, director de comunicación de Diario de Navarra, como especialista en la formación en técnicas de comunicación para directivos y líderes de opinión, Alcat recalcó que “las personas influyentes no sólo preparan y entrenan una serie de habilidades sino que, además, deben tener un componente ético que busque no sólo el beneficio propio sino también el ajeno. Está comprobado que si no hay un valor ético en la comunicación todo se viene abajo. Para influir en otra persona es necesario que las dos partes ganen: ese es el secreto de la buena influencia”, insistió

Desde su experiencia en la formación de más de 5.000 directivos expuso que ” no se influye y sólo se es líder si se llega a la gente”, para lo cual resulta necesaria una buena comunicación que, a su vez, “requiere una hoja de ruta y saber a qué público nos vamos a dirigir y adaptar el discurso. El secreto, como en una entrevista de trabajo, consiste en estar preparado”. Las reglas a seguir en la comunicación en general y en la comunicación corporativa en particular se resumen en no improvisar, establecer una buena primera impresión, y ser proactivo anticipándose en la emisión del mensaje antes de que todo esté dicho “porque hay que prever y tener ya respuesta a situaciones inesperadas. Responder a los periodistas sí o sí. Si te has preparado 500 preguntas a nadie se le ocurrirá formular la 501″. Prueba de que una buena comunicación responde a un plan “es cuando viene a Pamplona Ronaldo o Messi. Firman en el aeropuerto porque es parte del contrato con su marca de ropa deportiva”. En el caso opuesto de falta de preparación ante un problema inesperado, recordó a crisis de los pepinos. Las técnicas para provocar un titular se aprenden, sostuvo el autor de Influye.

¿Por qué en España un político no le dice a un oponente que lo hace bien? Para Alcat, un ejercicio de inteligencia que es habitual en Estados Unidos, en España es un gesto valiente “pero te pueden sacar de contexto esa frase y es el contenido del titular lo que queda”.En diálogo con los asistentes afirmó que a la clase política, en general, le falta formación en el lenguaje y técnicas de comunicación y acompañar lo que dicen con lo que hacen.

Sobre la influencia del movimiento 15-M, considera que está marcando una tendencia de futuro de la que se pueden extraer mensaje positivos . Va a tener éxito, auguró, y “alguien capitalizará alguna de sus manifestaciones, pero no los políticos sino intelectuales”.

¿Qué capacidad de influir activa Mourinho, entrenador del Real Madrid? “No sé si es buen o mal comunicador, pero es un excelente estratega, aunque no estoy de acuerdo con determinadas declaraciones. Lo mismo que Guardiola, lee muchos libros de “magement” para sacar ideas y estrategias” respondió sospechando que el técnico portugués se irá del Real Madrid sin conseguir que le quieran .

Sobre la presencia en las redes sociales, aconseja que las empresas deben estar, pero con un plan, “porque si no decimos nosotros lo que hacemos lo dirán otros”.

( Publicado en Diario de Navarra )

jun
26
2011

El experto en técnicas de comunicación Enrique Alcat presenta en Pamplona su libro ‘Influye’

El integrante del Top Ten Business Experts presentó su libro ‘Influencia’ en la sede de Diario de Navarra en la calle Zapatería.

El experto en técnicas de Comunicación, Enrique Alcat, expuso en Pamplona las técnicas más eficaces en lo personal y profesional para lograr objetivos con “una poderosa herramienta llamada influencia”.

Fue en la presentación de su libro ‘Influye’, en la sede de Diario de Navarra de la calle Zapatería, en la que ayudó a profundizar en el arte de persuadir, que “es mucho más que convencer”. Así mismo, enumeró las claves para utilizar la comunicación con el fin de conseguir los resultados que pretendemos en nuestra vida personal y profesional.

Alcat es integrante del Top Ten Business Experts. En la actualidad es director ejecutivo del Programa Superior en Gestión Empresarial y Dirección de Comunicación que organizan el Instituto de Empresa Business School y Dircom. Ha sido galardonado con el Premio Manager Thinker 2010 por su contribución y conocimiento en materia de comunicación al mundo empresarial. Es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra, PDD por IESE y socio de la Asociación de Directivos de Comunicación Dircom.

Aquí podéis ver el vídeo publicado en Diario de Navarra

( Publicado en Diario de Navarra )

jun
25
2011

Me han ascendido, ¿y ahora qué?

Llegar a ser jefe es el sueño de muchos, pero se puede convertir en una pesadilla por miedo a no estar a la altura de las expectativas o no saber controlar a los colaboradores. Para evitar ese calvario no llegue con prepotencia. Observe, escuche… ya tendrá tiempo de actuar.

Cualquier trabajador sueña con que su trayectoria profesional incluya un ascenso, un reconocimiento a su valía y esfuerzo realizado que, además, suele implicar desempeñar el cargo de jefe. Sin embargo, a esa primera alegría de saber que han confiando en uno para defender y desarrollar un proyecto, le sigue el miedo y desorientación en el que el profesional se pregunta: ¿y ahora qué hago? No es para menos, porque llega el momento de demostrar que no se han equivocado al elegirle. Enrique Alcat, experto en comunicación, comenta que “el problema es que muchos profesionales creen que al alcanzar un puesto de mando vivirán de una forma más tranquila, pero se equivocan. Es entonces cuando comienza el trabajo más duro, porque es fundamental, aunque difícil, dar más de lo que le han pedido. Y eso sólo lo hacen los buenos jefes”.

No todos los ascensos son iguales. Que la promoción sea interna o externa cambia bastante el escenario y, además, repercute en el tiempo de adaptación al nuevo puesto. Cuando el ascenso es para una persona de la compañía ésta cuenta con la ventaja de conocer los procedimientos, la cultura –tanto formal como informal–, el personal, la estructura, el estilo de liderazgo, la visión, la misión, los valores, las normas y un largo etcétera; mientras que si la promoción es externa, todo este conocimiento no se tiene, y hay que empezar de cero. Sin embargo Carlos Recarte, socio de Neumann International, recuerda que “los directivos que vienen de dentro tienen una tarea muy delicada ante sí: ganarse la autoridad de los antiguos compañeros. Hay que marcar unas nuevas pautas de conducta. No olvidar la amistad, pero tomar cierta distancia”. Sobre este aspecto, Alcat puntualiza que “para convertirse en jefe de un amigo es imprescindible tener mucha mano izquierda, nunca actuar con prepotencia y tratar de convertir el tú y yo en nosotros, porque, de lo contrario, puedes pasar de tener un amigo a tener un enemigo”.

Sin duda, y aunque ya se tenga experiencia al dirigir un grupo de personas, asumir el mando de un nuevo grupo o de un departamento impone y puede conducir a actuar de manera errónea. Alfonso Alonso, socio director de la consultora ADS, explica que “el principal miedo es creer que no se está preparado. En estas situaciones el mayor adversario es uno mismo y su baja autoestima y, a veces, para disimularla, el recién ascendido se pone a la defensiva”. Esta falta de confianza también puede derivar en parálisis, “provocada por un exceso de análisis que tampoco es bueno, porque no actuamos y no alcanzamos los objetivos por los que nos han contratado”, señala Alonso. Para Recarte otro de los errores más comunes es actuar como otra persona, “puesto que no sabes muy bien cómo comportarte, adoptas el rol de tu antecesor, pero cómo no es tu manera natural de actuar fallas en la ejecución”. Para Luis Huete, profesor del IESE, “un error típico es hacer tabla rasa de las iniciativas del anterior responsable al que se sustituye. Eso crea desconcierto y sensación de arbitrariedad en los equipos. Por tanto, lo más sensato es acabar los buenos proyectos de la etapa anterior”.

Precipitarse y querer hacerse valer acometiendo cambios rápidamente, sin haber visto con calma las cosas no es la mejor forma de entrar en un nuevo puesto.

Las prisas no son buenas consejeras. Este afán por querer impresionar es peligroso, y Alonso considera que “hay que brillar pasando desapercibido, sobre todo al principio. Hay que ofrecer resultados pero éstos no se pueden conseguir de cualquier manera. Una vez que se conoce el puesto, se puede actuar de manera más natural”.

En lo que todos los expertos coinciden es que en ningún caso hay que hacer uso de los galones. “Creerte el poder es un grave error. La autoridad ante cualquier grupo de profesionales te la ganas con tu trabajo, nunca imponiéndote”, dice Recarte.

Pautas
Para entrar con buen pie Huete recomienda, “empezar haciendo un buen diagnóstico de los desafíos y oportunidades con los que se tiene que enfrentar”. La planificación es fundamental y Alonso mantiene que ésta debe contemplar dos aspectos: “Realizar un pequeño estudio del puesto en sí y averiguar cómo se está en términos de capacitación. Se trata de ser honesto con uno mismo, para lo cual es importante ver qué tareas son las que me resultan más fáciles de hacer, por los conocimientos, habilidades y experiencia que tengo. Contemplado todo esto, elaborar nuestro propio plan de actuación será más fácil”.

Pero esta hoja de ruta nunca debe hacerse en solitario, para que sea factible debería ser diseñada junto con su grupo.“Así, conseguirá involucrarles en un proyecto de futuro inspirador” asegura Huete. Y, por último, como aconseja el socio director de la consultora ADS: “Busque un feedback continuo de aquellas personas que pueden hablarle con sinceridad acerca de si desempeña bien su trabajo, desde amigos, familiares o personas que le inspiren entera confianza”.

Honestidad y humildad
Cuando se asume un puesto de mando hay que preguntar a superiores y subordinados: “¿Qué esperas de mi como jefe?” Recarte considera que es una cuestión dura y que habitualmente descoloca al interlocutor por lo directa que es. Sin embargo, insiste en que es fundamental abordarla desde el primer momento: “Preguntándoles abiertamente, tanto al jefe como a los colaboradores, qué expectativas tienen sobre usted, se puede empezar a confeccionar un plan de actuación que obtenga buenos resultados”. Además, esta pregunta deja claro que se cuenta con su opinión, que se les escucha y que se valoran sus aportaciones.

Cuando se llega a un nuevo puesto no hay que dar nada por hecho y la tarea inmediata del nuevo jefe es hacer una radiografía lo más precisa posible del entorno de trabajo. “Hay que crear confianza lo antes posible. Tener personas que te ayuden es básico. Para eso, es imprescindible reunirse con todos, porque lo que no se dice, no se sabe”, comenta Alonso. Al respecto, Alcat comenta que “el directivo no debe permanecer en una burbuja, aislado del resto. Necesita que le expliquen la letra pequeña de la estructura de la empresa”. Pero para que todo sea efectivo el ejecutivo debe ser humilde, honesto y actuar siempre con respeto. Si no se sabe asumir una crítica o una recomendación, ya deja claro que su madera de líder no es buena. Por tanto, hay que prepararse emocionalmente y no tener miedo al fracaso. “Tu éxito depende de saber alinear tu ritmo de trabajo con el de la compañía, para saber qué puedes hacer y cuándo”, afirma el socio de Neumann.

(Publicado en Expansión.com )


jun
22
2011

Presentación en Pamplona

Enrique Alcat2Pamplona acoge este jueves (19 horas. Calle Zapatería, 49) a uno de los profesionales que más saben sobre comunicación en nuestro país.Enrique Alcat nos visita para presentar su trabajo: “¡Influye!”, de Alienta Editorial

En este volumen, su autor recoge en su último libro , tanto las claves que hay que manejar como las tendencias que rigen el área de la comunicación empresarial tras la entrada de las redes sociales

Como afirma el colaborador de 400 kilometros, “ya no se trata de estar sino que hay que participar“.

 

Enrique Alcat 1Ese pensamiento a favor de la interactividad es el hilo central de un volumen que, además, viene referenciado por los testimonios de personalidades como Ferrán Adriá, el chef más influyente del mund; Isidro Fainé, el presidente de La Caixa o Sandro Rosell, actual máximo mandatario del Fútbol Club Barcelona, entre otros.

 

 

 

Todos ellos están de acuerdo con algunas de las afirmaciones que recoje este libro de Alcat como que “las redes sociales, aunque estén de moda, no son una moda”. Al contrario, el autor defiende que la introducción de estas herramientas y la generalización de las nuevas tecnologías ha eliminado barreras.

Por lo tanto, cualquier persona con responsabilidad, ahora más que nunca, deberá trabajar su reputación y su marca para poder mantener su cuota de influencia y ese trabajo, en ningún caso podrá ser improvisado sino que deberá regirse por una estrategia clara y definida.

Portada del libro Influye de Enrique Alcat

Porque, tal y como apunta Enrique Alcat, “la capacidad de inspiración no es propia de los ricos o poderosos sino de todos aquellos que cuenten con las capacidades suficientes para influir“.

 

Todos aquellos que quieran conocer más en detalle la última obra de Enrique Alcat tienen a su disposición el siguiente vídeo cortería de PR Noticias.

 

 

 

Sobre Enrique Alcat

Enrique Alcat ha formado en técnicas de comunicación, persuasión e influencia a más de cinco mil altos directivos de empresas multinacionales, nacionales y pymes, así como a líderes de opinión de la comunidad médica, académica, científica y empresarial. Ha dirigido más de doscientas campañas de comunicación y ha participado en la gestión y estrategia de más de cien crisis empresariales. Asimismo, forma parte del Top Ten Business Experts.

Enrique Alcat

En la actualidad, es director ejecutivo del Programa Superior en Gestión Empresarial y Dirección de Comunicación del IE Business School, y ha sido galardonado con el Premio Manager Thinker 2010 por su contribución y conocimiento en materia de comunicación al mundo empresarial.

 

 

Enrique Alcat3Es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra, PDD por IESE y miembro de la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom). Publicó en 2005 el

libro Y ahora ¿qué?(Empresa Activa) y Seis recetas para superar la crisis (Alienta). Habitualmente imparte conferencias en foros de management nacionales e internacionales.

 

jun
21
2011

Revista de Comunicación : El arte de la persuasión.

¿Qué necesito para ser influyente y comunicar con eficacia? ¿Por qué hay personas que consiguen sus objetivos y otras no? ¿La influencia se aprende o se nace con ella? ¿Cómo pasar de ser influido a influir positivamente en los demás? ¿Se puede ser un líder sin el don de la influencia?.

Dice Enrique Alcat que la influencia se aprende y en su último libro, “¡Influye!”, recopila las técnicas más eficaces para lograr los objetivos a través del poder de la comunicación. Así pues, la influencia no se improvisa, se prepara. En su obra profundiza en el difícil arte de persuadir, que es mucho más que convencer y, lo que es más importante, enseña las claves para utilizar la comunicación con el único fin de conseguir resultados…

 

( Podéis leer toda la entrevista de Revista de Comunicación aquí )


jun
16
2011

Las empresas deben implicarse en temas sociales

Se ha celebrado la I Jornada TopTen Social, una iniciativa que nace fruto de un acuerdo entre la Plataforma TopTen Business Experts y la Fundación Consultores sin Fronteras.

Más de cincuenta expertos de distintos ámbitos de la empresa participaron en la I Jornada Top Ten, entre otros, Blanca Fernández-Galiano, consejera delegada de TopTen Business Experts; Salvador García, presidente de la Fundación Consultores sin Fronteras; Adolfo Ramírez, director general de Banesto y vicepresidente del Club de la Excelencia, que habló del proyecto Yuzz; Natividad Buceta, directora general de la Asociación de Marketing de España; Enrique Alcat miembro de TopTen Communication Spain y experto en comunicación de crisis; Javier Fernández Aguado, socio director de MindValue y Silvia Agulló, responsable de la Unidad de Responsabilidad Empresarial y Reputación de DKV.

Durante el encuentro, los distintos ponentes y expertos han tratado temas como los fundamentos conceptuales de la RSC, las organizaciones 2.0 en la nueva economía digital, el papel del emprendedor 2.0 en la renovación social como motor económico, la responsabilidad individual vs la corporativa, o qué se puede hacer para fomentar el emprendurismo consciente y con valores en los jóvenes.

El encuentro fue seguido a través de Internet por casi 35.000 personas a través de la plata esta comunidad se puede acceder fácilmente al perfil, trayectoria, actividad, artículos y lo mejor del pensamiento y de la obra de los más selectos especialistas del panorama empresarial español e internacional.

( Noticia aparecida en Expansión.com )

jun
9
2011

Canal Sur Radio

El pasado 30 de mayo estuve con los amigos de Canal Sur Radio.  Presentamos mi último libro “¡Influye! Claves para dominar el arte de la persuasión”.

Podéis escuchar la entrevista a continuación:

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

 

may
24
2011

La fórmula mágica de una fusión

Como en un compuesto químico, la unión de dos compañías es un proceso que necesita de la combinación de todas las partes implicadas para alcanzar su objetivo, que es mejorar su posición y su valor. En esta tarea la comunicación resulta determinante para descubrir y retener a los perfiles más cualificados, gestionar de forma correcta las salidas y liderar un proceso de integración.

El nacimiento de Bankia o la unión entre Iberia y British Airways son dos de los casos más recientes de fusiones de grandes compañías. El sector financiero y, en concreto, el de las cajas, es el que mayor protagonismo ha tenido; pero no es el único. El sector energético y el de automoción también han registrado movimientos, aunque la situación general se ha ralentizado dada la coyuntura económica.

Al hablar de fusiones es inevitable pensar en su cara menos amable: la reducción de personal. Como ejemplo sirve la cifra de 13.000 afectados por las regulaciones de empleo en el sector bancario, aunque se calcula que el ajuste se saldará con 20.000 despidos en total.

La retención de los perfiles más cualificados, la correcta gestión de las salidas y una total integración cultural son los elementos, que bien gestionados y combinados, pueden marcar el éxito o el fracaso de una fusión.

Uno de los aspectos más importantes es que haya un compromiso de cambio por parte de los directivos. No hay que olvidar que el objetivo de la unión de dos firmas es dar una nueva orientación a la empresa y, para lograrlo y conseguir una buena integración de las dos plantillas, la comunicación es esencial. Desde el principio hay que informar a todos los trabajadores; a los sindicatos; a los medios; a los clientes; a los proveedores y, en algunos casos, a los políticos y organismos de gobierno. Para Enrique Alcat, experto en comunicación, “este proceso debe ser coordinado desde la cúpula directiva, y el orden debería ser siempre primero a nivel interno y a todos los empleados”. También insiste en la importancia de informar a tiempo, “hay que evitar rumores y filtraciones que lo único que hacen es enrarecer el ambiente y aumentar la incertidumbre. Es vital ir con la verdad por delante, porque lo peor es que los empleados se enteren de la fusión y demás decisiones que implica por fuentes ajenas a la empresa”.

José Luis Illueca, profesor asociado del IESE comenta que “resulta crítico contar a todos los trabajadores hacia dónde quiere ir la empresa. Trasladarles dos o tres ideas muy claras que definan los objetivos”. Alcat considera que “se debería organizar una reunión en la que se informe de la líneas directrices y en la que los empleados puedan exponer sus dudas. Sin embargo, desde arriba, se dan muchas cosas por sentadas y no se escucha a los empleados. Lo ideal es que la comunicación sea bidireccional”.

En este sentido, se tiende a esconder algunos aspectos, como una posible reducción de plantilla. “No se puede decir que todo va a ir bien, y luego despedir. Hay que informar y explicar las oportunidades que ofrece la nueva etapa, pero también los riesgos que entraña”, considera Alberto Bocchieri, socio de Neumann International. Uno de los peligros de no conocer el rumbo que quiere tomar la nueva compañía es que esto provoca desconfianza y desmotivación en los empleados a todos los niveles. “Los trabajadores están preocupados porque no saben cuál va a ser su futuro ni qué se espera de ellos y, obviamente, no proponen cosas nuevas, permanecen quietos, expectantes, procurando no dar pasos en falso y, desde luego, sin arriesgarse”, afirma Illueca.

En busca del talento
Ese miedo puede afectar a la creatividad del empleado, perjudica su trabajo y merma su talento. Esta última competencia estará, además, en el punto de mira de la empresa a la hora de quedarse con los mejores.

No obstante, en una fusión la búsqueda del talento debería comenzar antes de que el proceso se lleve a cabo. “El gran reto es poder trabajar antes identificando perfiles y contingencias que se pueden producir por la salida de los mejores”, explica Vivian Acosta, socia de Norman Broadbent. Para ello, se debe destinar tiempo y esfuerzo en averiguar en qué área o departamento están los profesionales con más potencial. Tarea que no debe ser un asunto exclusivo de recursos humanos, sino también de los directivos, según Illueca. Para este experto, “el peligro se encuentra en que se vayan los mejores porque no se les ha convencido con el nuevo proyecto”. Y esto es un síntoma de que el proceso de fusión no está siendo el correcto. De ahí que la nueva empresa deba crear y transmitir un proyecto interesante y atractivo, según Custodia Cabanas, profesora de comportamiento organizacional del IE Business School.

No obstante, en este camino hay diferentes problemas que solventar, como la integración de las culturas corporativas. Se trata de una circunstancia inevitable, a menudo utilizada como excusa cuando no sale adelante un proceso empresarial. Acosta explica que “un error muy habitual es trabajar con las culturas de las anteriores compañías utilizando lo mejor de cada una. Lo importante es crear una nueva filosofía. La organización que acaba de nacer es un organismo vivo y diferente, que necesita desarrollar y crear sus propios valores y códigos de actuación”.

Para que este proceso de creación consiga buenos resultados, el profesor del IESE considera que “en una fusión hay que plantearse el grado de compatibilidad de cada parte. Saber qué aporta cada organización”. Algo que a su juicio parece una cuestión evidente, pero que se tiende a olvidar. Con este análisis de los recursos también sale a la luz el crítico problema de la duplicidad de cargos y departamentos. Circunstancia que también se da en la alta cúpula: ¿Quién manda entonces en la nueva compañía? Bocchieri opina que “se habla de fusiones entre iguales, pero mi experiencia confirma que no es así. Una cultura corporativa acaba dominando y generalmente suele ser la que compra”. Una posición que comparte Jorge Aranaz, socio de laboral de Cuatrecasas Gonçalves Pereira: “Cuando dos firmas son grandes hay un reparto de puestos; si no, el más fuerte es el que se queda”.

Para elegir el mejor, Bocchieri aconseja realizar una valoración de las posiciones que se tienen que cubrir y los posibles candidatos que las pueden ocupar. En teoría, no vale cualquiera. El socio de Neumann expone que “el directivo debe tener clara la estrategia de la compañía, tener madera de líder, experiencia en fusiones y capacidad de unir culturas”. Un perfil muy específico que es necesario buscar, en ocasiones, fuera de la nueva organización.

( Artículo publicado en Expansión y en el Mundo )

 

 

Páginas:«12345»

Suscríbete

Suscríbete y te mantendremos informado de mis artículos y noticias. Próximamente podras descargarte gratuitamente los cursos on-line que estoy preparando.




INFLUYE.TV

Calendario

abril 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 1 2 3 4

INSTITUTO DE EMPRESA

Programa Superior de Gestión Empresarial y Dirección de Comunicación

Ver el programa